6. La Renta de la Tierra y el Problema Urbana

 
                

Las ciudades americanas se encuentran con grandes problemas financieras. De hecho, están perdiendo su vida por sus propios impuestos. Los bases de sus fondos públicos están contrayéndose, sus obligaciones están creciéndose, y cada vez que suben los impuestos, alienan a los empresarios o individuos, muchos de los cuales paran su producción y dejan de pagar impuestos. Muchos de los líderes políticos de esas ciudades creen que están llegando al punto en cual, si levantan los impuestos más, tanto de los pagadores de impuestos huirán de las ciudades que efectivamente recibirán menos ingresos.

Cada ciudad tiene, dentro de sus fronteras, suficiente valores para pagar sus operaciones municipales - sin correr a los negocios y a las ciudadanas acomodadas. Solo necesitan recaudar la renta del suelo que actualmente va a manos de especuladores en tierras.

El valor de tierra urbana es una medida precisa del éxito de un gobierno local en proveer los servicios que atraen la gente y los negocios a esa ciudad. Impuestos sobre ventas y salarios indirectamente bajan las rentas de las tierras urbanas - por obligar a los negocios que huyan a zonas con menor impuestos. Por obligar que los terratenientes urbanos paguen el valor completo de la renta de los terrenos que tengan, las ciudades pueden eliminar la especulación en tierras. Eliminar la especulación en tierras aumentaría el empleo y la producción y simultaneamente aumentaría la base de los impuestos. Ninguna otra fuente de ingresos tiene este efecto.

Cuando el valor de la renta de tierras es la base de impuestos, los ingresos se establecen sobre las oportunidades y los servicios disponibles a cada local. Ya que esto hace que cada parcela de tierra sea rentable solo cuando esté en uso productivo, el impuesto sobre el valor de la tierra da un incentivo fuerte por el desarrollo renovador de las ciudades.

Muchas ciudades han intentado resolver su problema de impuesto urbano por implementar varios tipos de "zonas de inversión" - intentando atraer el desarrollo a las zonas deprimidas por reducir temporalmente algunos de los impuestos sobre las empresas en esas zonas. Las propuestas reconocen el cargo pesado de los impuestos en las ciudades hoy día, pero hacen poco para resolver los problemas urbanos. Si un plan de zona de empresa tiene éxito, los beneficiarios principales son los que recogen los valores vastamente incrementados de las tierras en esas zonas. Ya que los valores de tierras no son cobrados por impuesto suficientemente, las zonas de inversión suelen llegar a ser subsidios para los especuladores en bienes raices - y no crean más que algunos pocos nuevos trabajos. Además, las zonas de inversión pocas veces han estimulado nueva construcción significante afuera de las áreas especificas del programa. Por otro lado, las ciudades que han utilizado un impuesto más alto sobre valores de tierras han experimentado unos levantimientos generales de construcción.

Lectores de "Story of the Savannah" por Henry George notarán la observación de George que las ciudades, por su misma naturaleza, son zonas de inversión. Solo nuestras políticas retrasadas de impuestos las roban de su potencial.


Aquí está otro (algo hostil) dibujo por Puck mostrando "Millenium Henry" parado sobre la cabeza del capitalista oprimido Jay Gould, repartiendo a un agradecido trabajador de "la conucopia de Henry George." ¡Al lado del mercadeo libre y la tierra libre, los trabajadores también reciben el almuerzo gratis, la afeitada gratis, y aún los cigarros gratis!



 Continuar